logo 05 b

SITUACIÓN ACTUAL DE LOS CULTIVOS: GIRASOL Y ALGODÓN

SITUACIÓN ACTUAL DE LOS CULTIVOS: GIRASOL Y ALGODÓN

Diego Pecherincoff, el Ingeniero Agrónomo egresado de la UNNE, entrevistado por el diario www.elinformativo.com.ar señalo: “se habla de que es un año niño, donde las condiciones climáticas son propicias para el desarrollo y crecimiento de los cultivos”


Si analizamos la situación de los cultivos de “algodón y girasol” podemos realizar algunas sugerencias.
En lo que respecta al cultivo de girasol está teniendo un comportamiento muy bueno, debido a que las condiciones climáticas les fueron favorables, por dos cosas, primero y principal porque fue un invierno húmedo y se fue acumulando el agua en el perfil del suelo, y en segundo lugar porque las condiciones de temperatura nocturna para el girasol fueron propicias en el sentido en que tuvo temperaturas moderadas durante la noche, lo cual permite que el cultivo acumule materias grasas, lo que luego es bonificado en la comercialización.
“Con esas dos condiciones de humedad y temperatura se esperan rendimientos superiores a los promedios normales de nuestra zona” dijo el Ingeniero.
Por otra parte, en lo referido al cultivo de algodón “se puede afirmar que el 90 por ciento fue sembrado luego de la última precipitación que se dio en nuestra zona, y que hubo un nacimiento uniforme en la mayoría de los lotes. Pero también hay complicaciones en lotes donde se utilizaron semilla sin tratar con fungicida e insecticida, ya que tuvieron un ataque temprano de Trips y de enfermedades de suelo de Damping of”.

“El Damping of produce la podredumbre de la raíz y el Trips el acartuchamiento de las hojas hacia arriba, debiendo el productor realizar las aplicaciones pertinentes para el control de la plaga.
Sin embargo aquellos lotes donde fueron tratados con curasemilla tienen un desarrollo y crecimiento vigoroso”, afirmó el profesional.
Asimismo, el flamante ingeniero se refirió al Picudo Algodonero y dio recomendaciones: “Se espera una gran presencia en esta campaña, ya que fue favorecido por un invierno sin heladas y con humedad, lo cual hace que se mantengan las altas poblaciones de picudos que se encuentran refugiadas en los canales, pastizales, bordes de los montes”.
En dichos casos, de infiltración encomendó “que se hagan las aplicaciones de bordura cada siete días y que cuando el cultivo se encuentre con nueve hojas verdaderas (pimpollo cabeza de fosforo) se realicen dos aplicaciones separadas cada cinco días”.
Del mismo modo, resaltó como estrategia “retrasar el ingreso del picudo al lote, para que la población que se desarrolle durante la estación de cultivo no alcance a provocar daño económico”.
Agradeciendo la posibilidad de la nota, Diego, cerró saludando con un fuerte abrazo a todo el sector productivo.

www.elinformativo.com.ar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar