logo 05 b

CHACO: CUARTA VICTIMA DE FEMICÍDIO EN LO QUE VA DEL AÑO

CHACO: CUARTA VICTIMA DE FEMICÍDIO EN LO QUE VA DEL AÑO

DOMINGO 16 DE JULIO/2017
EL INFORMATIVO
Elizabeth Giulana Anabella Solís Álvarez (13 años) fue hallada muerta de un disparo en la cabeza.

Elizabeth Giulana Anabella Solís Álvarez, tenía 13 años y es la cuarta víctima de femicidio en lo que va del año en el Chaco. Fue hallada muerta de un disparo en la cabeza, su cuerpo estaba al lado del de Orlando Adrián Sánchez, un efectivo de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires – que tras presuntamente asesinar a la menor- se pegó un disparo en la sien.

El posible femicidio seguido de suicidio que investiga la fiscal Nº3 Carmen Beatriz Scarpín, fue descubierto cuando un empleado se dirigió hasta la habitación 8 del hotel Alfil para informarles que ya habían pasado las 10 y debían desalojar el cuarto. El trabajador encontró semejante escena y avisó a sus superiores que alertaron a las autoridades policiales.

Elizabeth vivía en el barrio Santa Catalina de Resistencia y había dicho a sus hermanos de 18 y 17 que estaban a su cuidado que debía participar de un compromiso en un templo evangélico según denunció la madre de la nena asesinada en la comisaría Duodécima, antes de que se conozca el trágico final.

Sánchez estuvo en la Policía Federal hasta que fue traspasado a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Ingresó al parecer con la menor el jueves por la noche al hotel y a las 10 del viernes debían abandonar el cuarto número 8. Tanto la niña como su posible asesino- estaban vestidos- y en la misma cama. Además se encontró el arma que portaba el efectivo, una Bersa calibre.9 m.m y tres cargadores con municiones. Las primeras hipótesis indican que el efectivo habría matado primero a la niña y después se suicidó. El cuerpo del policía fue identificado rápidamente porque contaba con documentación.

La niña fue identificada horas después, cuando alrededor del mediodía su madre realizó una denuncia por su desaparición en la Comisaría 12° de Resistencia. Según la versión que consta en el acta policial, la chica habría anunciado ayer después de las 20 que iba a una Iglesia Evangélica y nunca volvió.

Los primeros datos fueron confusos debido a que la niña no contaba con idenficación alguna. Las versiones policiales y judiciales en un principio indicaban que ambos pertenecían al Servicio Penitenciario Bonaerense, pero finalmente eso fue descartado.

El rastro en la red social

La identidad de la niña se reveló a partir de las primeras pruebas en la escena, cuando policías logran en uno de los celulares secuestrados dar con el diálogo que mantuvieron tanto víctima y victimario en la red social Facebook. En esa charla se logró saber que la menor se llamaba Elizabeth. Por lo cual, será clave en los próximos días extraer las conversaciones completas que mantuvieron ante de semejante suceso. La propia madre de la niña, en sede policial denunció que su hija mantenía contacto con Orlando Adrián Sánchez en Facebook y que había dicho a sus hermanos que se dirigiría a una reunión evangélica, lo que fue una excusa para poder reunirse con quien sería su asesino.

Resta establecerse a través de la autopsia y otras pericias ordenadas por la fiscal Scarpín al Instituto de Medicina y Ciencias Forenses (Imcif)- si la víctima- fue abusada o si presentaba signos de defensa, al querer evitar la agresión sexual del policía. Es una de las pistas más firmes que siguen pesquisas ya que Elizabeth y Sánchez se habrían conocido personalmente antes de ingresar al hotel Alfil. Por lo que en caso de comprobarse esa hipótesis la investigación se orientaría a un homicidio criminis causa (mató para cubrir otro delito), pero recién en la semana próxima se podrá contar con elementos que abonen dicha posibilidad.

¿Cómo se permitió su ingreso?

Lo que llama la atención a los investigadores y la fiscal Scapín, es como el personal del hotel Alfil permitió alojarse a la menor que no tenía su documento y tampoco el mismo apellido del mayor que estaba con ella. Por lo que será necesario sacar a luz la posible irregularidad y los motivos por la que no fue detectada, que habría sin dudas evitado semejante tragedia dando aviso a la autoridad competente. Resulta curioso para la representante del Ministerio Público y los sabuesos de Investigaciones Complejas y departamento de Trata de Personas, que nadie del hotel haya advertido la presencia en el lugar de una nena de 13 años que después apareció muerta de un disparo.
FUENTE: DIARIO NORTE